jump to navigation

Océanos de sabiduría 4 octubre 2007

Posted by Rubén Méndez in Curiosidades, politica, religiones, varios.
trackback

Tibet tradiciones

Desde que conocí la existencia del Tíbet, su cultura y tradiciones, supongo que como muchas otras personas, me ha atraído de alguna manera todo lo que lo rodea. Es un pueblo lleno de leyenda y enigmas, con un líder con un origen envuelto en historias fantásticas, pero que se mantiene cercano y tiene la sencillez por bandera, además de aceptar los avances de la ciencia como positivos dentro de un orden de los valores humanos.

He visto desde hace algunos años reportajes sobre el Tíbet, además de la película más comercial con Brad Pitt “7 años en el Tíbet” y la más realista “Kundun” de Martin Scorsese (1997). Siento atracción por lo que hace referencia a esa cultura. No sólo es un pueblo que vive en condiciones extremas y conservando antiquísimas tradiciones, sino que tiene unas profundas creencias ligadas al budismo.

Tibet map

No hay duda que las invasiones y posteriores asentamientos de la vecina China han dañado la cultura del “techo del mundo“, hasta el punto de que han creado en el Tíbet grandes ciudades llenas de ciudadanos originarios del gigante asiático. En los últimos años, además se está convirtiendo en un atractivo turístico para millones de chinos.

La preocupación del Gobierno chino sobre la soberanía del Tíbet está siempre latente, ejerciendo presión sobre todos aquellos Estados que se atrevan a recibir al líder espiritual, como ha sucedido en los últimos días en Alemania. , además de tomar represálias cancelando conversaciones.

Potala, Tibet

Por otro lado, hay que tener en cuenta que el sistema de gobierno basado en la sucesiva reencarnación del líder espiritual (alterado por el Gobierno chino), que suponía una especie de monarquía dictatorial que sometía al pueblo, ha sido superada en la actualidad por su propio líder promoviendo un cambio hacia un sistema de gobierno democrático en el que se separa la política de la religión.

Lo cierto es que me mantengo al margen de creencias religiosas, creo que son una respuesta a la sensación de inseguridad, de encontrar respuestas a cuestiones que no sabemos o no podemos explicar. En su origen llenaron el hueco de enigmas que poco a poco la ciencia ha ido descubriendo y explicando.

monjes leyendo tibet

Por otro lado, en algunas religiones existen creencias más ligadas al cultivo de la persona en armonía con el entorno, que orientadas a una devoción divina que debe dar respuesta a todos nuestros problemas si cumplimos unas estrictas normas fijadas en otra realidad social, ya superada.

Dalai Lama entronizadoPero sí creo en la espiritualidad, en el cultivo de la mente, del conocimiento del cuerpo y del ejercicio de exploración personal. Es una profundización en el autocontrol, en la capacidad de reflexión y de estar despierto a lo que sucede en nuestro entorno.

Algunas disciplinas orientales están encaminadas en esa dirección, como por ejemplo el Yoga, que tan en auge está cogiendo los últimos años en occidente. Es una búsqueda de la armonía y del conocimiento personal, para hacer frente a unos ritmos de vida estresantes, producto del círculo vicioso de la búsqueda del éxito social y del materialismo consumista en el que estamos inmersos.

Dalai lamaEl Dalai Lama ha venido hace unos días a Barcelona a inaugurar la nueva sede de la Casa del Tíbet de la ciudad condal. Y he podido leer en el último número de la revista “XLSEMANAL” (nº1.040, 30 septiembre 2007) una entrevista al Dalai Lama, extrayendo algunas reflexiones que me parecen bastante interesantes.

Una muestra de su sencillez, es que él mismo cree que “la gente es muy seria y hace un mundo de sus palabras”. Muestra cómo a través de la inteligencia y la razón se puede evolucionar en la espiritualidad, superando las creencias religiosas enquistadas.

 

Tenzin Gyatso, el verdadero nombre del Dalai Lama, es el líder espiritual del budismo tibetano y desde 1959 jefe del Gobierno en el exilio de Dharmsala, India. Tiene 72 años y recibió el Nobel de la Paz 1989.

 

La rabia en la mente

Hay que ser capaz de reconocer el momento en el que la rabia llega y ver cuál es la parte de la mente que la siente. La mente se divide en dos partes, la que siente rabia y la que observa. La rabia no lo domina todo. Uno debe ser capaz de reconocer que la rabia te está dañando y desarrollar un antídoto… Verla objetivamente. Creo que en Occidente no se presta suficiente atención a la necesidad de desarrollar las emociones positivas y se da por hecho que una emoción negativa puede invadir.

niño entre rodillos tibet

Paz. El siglo XXI será el siglo del diálogo.

No creo que la violencia sea más intensa y tengo razones para afirmarlo.

Primera razón: a mediados del siglo XX, el uso de la fuerza fue dominante, pero como resultado llegó la coexistencia, la necesidad de dialogo. En los 50 se hablaba de que el viento del este inundaba el oeste; ahora es el viento de Occidente el que inunda el este. Los pasos claves hacia el diálogo fueron la caída del totalitarismo comunista, la unión de las Alemanias, Desmond Tutu y su movimiento de reconciliación en Sudáfrica, las conversaciones de Gorvachov y Reagan… Todo ello para decirle que mi primera razón de optimismo es que, ahora, la gente está cansada de guerras y la ven como algo inútil para resolver problemas. El mundo quiere paz.

Una segunda razón: la gente ya no confía en ideologías, sino en la iniciativa y la creatividad individual, en la libertad.

La tercera: a la gente le ha desilusionado el materialismo y se ha dado cuenta de que la espiritualidad es necesaria para el bien común. Globalmente, la humanidad es más civilizada, lo que no impide que haya bolsas de violencia. Y está internet, con la sensación de que uno tiene todo el mundo en casa. Algo que ha cambiado la realidad y la actitud de la gente; la ha hecho muy abierta, preparada para la coexistencia y el dialogo. El mundo de hoy tiene una nueva conciencia, una nueva forma de mirar los problemas.

grantangka tibet

 

.

“El hogar está donde uno está bien y sus padres son cualquiera que haga buenas cosas por ti.”

Dicho tibetano.

.

Educación y religión

Dalai lama

La educación se enfoca a desarrollar el cerebro y muchas veces se descuida el corazón, ese corazón fundamental para estar satisfechos. El afecto y la compasión son más básicos que la fe religiosa.

Es importante un sistema educativo laico basado en valores humanos básicos, como la compasión, el amor o la amabilidad. Ello no excluye las religiones. Pero estimo que la transmisión de los valores humanos, que antes era tarea de las religiones, debe hacerse actualmente de forma laica. Considero más importante el desarrollo de los valores humanos que la religión.

monje montañas tibet

Reencarnación del Dalai Lama

Mi madre me contó que, antes de los dos años, yo podía recordar mis anteriores vidas; después, nunca lo logré porque parece ser que a los cuatro años el cerebro nuevo predomina y necesitaría una meditación muy elevada, a la que no llego con la excusa de que no tengo tiempo. Ella me dijo que nací con los ojos abiertos; quizá una sutil indicación de un estado de mente en el vientre materno.

Bandera tibet

 

“Si logras reírte con completo abandono, será muy bueno para tu salud”.

Ayudante religioso del Dalai Lama en su niñez

Separación de religión y Estado

Yo defiendo una separación de las instituciones religiosas y el Estado. Hace seis años se nombró un Parlamento y un Gobierno en el exilio con un primer ministro, Kalon Tripa, democráticamente elegido como cabeza de la Administración, por lo que mitad en serio, mitad en broma, digo que estoy semirretirado.

budismo tibet

Viajes

El motivo de mis viajes no es político –ni siquiera la discusión de la situación del Tíbet-, sino cultural y espiritual, es decir, la promoción de los valores humanos para lograr individuos, familias, comunidades más felices. Desarrollar la armonía y el entendimiento religioso. Esa es mi contribución.

montañas tibet

Felicidad

La felicidad no es un don, sino un arte que hay que cultivar desde el interior de cada uno.

Es la liberación, el cese del sufrimiento. He visto a muchas personas muy ricas y muy bien educadas muy desdichadas. Las sociedades donde reina el exceso de consumo no producen ninguna satisfacción.

Buscar la felicidad es conocer la realidad y combatir las expectativas erróneas porque la ignorancia es la causa de todo sufrimiento. Hay que educar la mente para reducir las divergencias entre apariencia y realidad. Prestar atención a valores internos.

Practicar la compasión beneficia porque reduce el estrés; hay que entender que estamos en la vida para ser positivos, no para causar daño a los otros. El amor y la compasión ayudarán a tener una mayor paz mental y mejor salud. El odio, en cambio, destruye el sistema inmunológico.

Mi convicción es que cada ser humano es responsable de contribuir para conseguir un mundo mejor. La gente inflige dolor a otros en la búsqueda egoísta de su propia felicidad y satisfacción. Muchas veces se confunde también placer y felicidad. Sin embargo, la verdadera felicidad surge de un sentido de hermandad.

Necesitamos cultivar una responsabilidad universal hacia los demás y hacia el planeta que compartimos.

Banderas oraciones tibet

.

 

Revolución espiritual

La revolución espiritual es secular, no está unida a la religión, sino al potencial positivo de la mente. Y esto es lo que encuentro interesante. Me gustaría definir “espiritualidad”: De una parte es actuar en interés del bienestar de los otros; de otra, transformarnos a nosotros de manera que estemos preparados y dispuestos para ello. El descuido de nuestra dimensión interior es la causa fundamental de desarmonía en nuestras sociedades. En el siglo XXI, la transformación más radical ocurriría a través de una reorientación del yo hacia un “ego” responsable, maduro y racional. Toda la gente habla de cambiar el mundo, pero no a sí misma. Ésa es la revolución que yo defiendo.

rodillos pasando tibet

Ciencia y religión

El desarrollo tecnológico y científico supone un gran impacto en la humanidad y en el desarrollo de la mente, tanto como el de la religión. Por ello, la espiritualidad tiene un gran papel para recordarnos nuestra humanidad. El budismo tibetano y la ciencia poseen algo en común: el análisis de la mente. Por ello, reunirnos es un avance.

ciencia y religion tibet

Sentir la realidad

Lo importante es ser realista. Cualquiera que tenga un sentido claro de la realidad sabe lo que espera; dependiendo de esa consciencia, la vida puede ser agradable o miserable. La verdadera felicidad llega cuando uno se da cuenta de lo que es inútil en tu vida. Es mi filosofía. Si un problema tiene solución, no hay que preocuparse. Si no la tiene, no ayuda preocuparse.

realidad tibet

 

.

 

Vídeos del Dalai Lama:

.

.

.

 

Enlaces:

CNN: Reportajes y vídeos del Dalai Lama con Bush.

Fotos del Tíbet.

..

 

Visto en XLSEMANAL.

Comentarios»

1. rakelsalim - 4 octubre 2007

Excelente post. Personalmente también me siento muy atraida por la cultura y tradiciones tibetanas. Defiendo absolutamente la separación de las instituciones religiosas y el Estado. Creo también que la felicidad es algo que cada uno dia a dia debe trabajar en su interior. Y creo también en la importancia de ser realista. Y en la responsabilidad universal de cuidar a la Pacha Mama. Lo que no creo o no comparto contigo es que las creencias religiosas sean una respuesta a la inseguridad o que la ciencia pueda dar respuesta a todos esos enigmas que nos rodean. Para mi todas las religiones monoteistas o politeistas, son en su esencia espiritualidad, armonía, fuente de cultivo para la mente y el cuerpo… todas ellas llevan implicitas un único mensaje. Otra cosa es como estas religiones hayan evolucionado históricamente o como se nos hayan hecho comprender. Es decir la diferencia está en el continente, no en el contenido.
Comparto con vosotros esta cita del decimocurto Dalai Lama:

” El amor y la compasión no son lujos, sino necesidades. Sin ellos la humanidad no puede sobrevivir”

2. Rubén - 5 octubre 2007

Bueno, el tema que yo no considero de interés es el planteamiento de algunas religiones en cuanto a la existencia de Dios o dioses todopoderosos como centro de todo su movimiento, sobre todo predicado así por las propias instituciones religiosas y seguidas por algunos fieles a pies juntillas. Es el asunto del poder mediante el miedo a algo poderoso y sobrenatural, es la creación de grandes estructuras de poder entorno a una creencia y en base a millones de creyentes que siguen unas normas para ganarse un cielo o un perdón.
Efectivamente es cuestión del continente, pero para muchas personas es inseparable del contenido. Yo me quedo con lo positivo de todas las religiones, aunque también he de decir que tengo mucho que aprender de la mayoría de ellas todavía. Me quedo con los valores humanos que promulgan, pero rechazo totalmente la creación de normas arbitrarias, la creación de instituciones de poder religioso y la divulgación del temor a ser paganos.
http://es.wikipedia.org/wiki/Pagano
De ahí que destaque la figura de Tenzin Gyatso, más por su discurso actual que por lo que representa o la historia de leyenda que le precede. Es un discurso adaptado a la realidad social, muy divergente de lo que se promulga desde la mayoría de “altos cargos” de las religiones más extendidas.
Antepone los valores humanos a la religión, porque su objetivo prioritario es ese, aunque se valga de una religión para ello.
El problema de las religiones (la mayoría, sobre todo las mayoritarias en su ámbito geográfico) es que forman estructuras que pretenden actuar como lobbys para conseguir sus objetivos de adoctrinamiento. Se comportan como puras estructuras empresariales, necesitan clientes para hacer negocio, para crecer y tener mayo poder. Son como los partidos políticos, de hecho son de alguna forma los partidos políticos de hace algunos siglos, y los partidos políticos de hoy dejarán paso a la organización social.
Así pues, más que partidario de religiones, soy partidario de valores, de espiritualidad personal, ya que estos se proyectan desde el interior por el deseo de superación mental y no por el miedo a ser excluido o estar fuera de una moral en cierto modo impuesta.

Einstein dijo esto sobre las religiones:
“Todas las religiones, artes y ciencias son ramas del mismo árbol. Todas estas aspiraciones están dirigidas a ennoblecer la vida humana, alzándola desde la esfera de la mera existencia física y guiando al individuo hacia la libertad.”

Así que yo estoy de acuerdo con Albert, y contigo Rakel, en lo que “debería” ser fundamental de las religiones, pero no en el resto.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: