jump to navigation

El secreto de una larga vida 14 septiembre 2007

Posted by rakelsalim in Curiosidades.
trackback

anciana¿Cuál es el codiciado secreto para vivir muchos años? Pues ni idea. La verdad es que no se sabe. Y eso que la larga vida obsesiona desde que el mundo es mundo. La inmortalidad es el sueño humano por excelencia, aunque de momento y a Dios gracias, lejos de nuestro alcance. Lo que sí hemos conseguido es tener una esperanza de vida de las mayores del mundo -la media llega a los 73-, que muchos sobrepasan con creces. Hace poco aparecía en la prensa un reportaje sobre personas superlongevas, ésas que escriben su edad con tres cifras. En una de las fotos aparece una mujer, con apariencia frágil y expresión risueña, las manos menudas cruzadas sobre el regazo. Esa muñeca de porcelana tiene entre pecho y espalda mucha historia. Dos guerras mundiales y una civil con su correspondiente posguerra. Eso para empezar. De los No-Dos a las bodas homosexuales. Ahí es nada. Agotada debe estar la pobre mujer. Otra posa con su bata negra y cierto aire marcial delante de un pelotón de hijos y nietos. Ese mismo porte recio y castrense se le reconoce en otra imagen tomada años atrás. El pie de foto aclara que ha parido, alimentado y educado a 19 hijos. Me pregunto cómo lleva la época de los yogures con bífidus, los pañales inteligentes y la selección genética.

anciana chinaEs gente a la que miramos con curiosidad, intentando adivinar en el gesto, detrás de la imagen que presenta la fotografía, cómo demonios lo han hecho. Cómo se han enfrentado a tantos avatares, con qué armas y qué escudos. Qué habrán visto esos ojos a lo largo de un siglo y cómo lo habrán asimilado. Cómo han conseguido esquivar el azar, que podía haberlos segado mil veces: en una gripe infantil, en la guerra, en una curva de cualquier carretera, una caída tonta. La gente muere a cada instante de maneras distintas, algunas absurdas cuando la suerte gasta bromas pesadas, y las gasta todos los días. Sin embargo durante ciento y pico años han sabido burlar todas las trampas. Las preguntas que se les plantean son las de siempre: qué costumbres tenían, cómo se alimentaban, cuántas horas dormían. La ciencia busca respuestas. Pero la ciencia no encuentra más que lo que todos sabemos. Y es que hay razones evidentes: la mejora en alimentación, higiene, sanidad; también la genética de cada cual condiciona el calendario. Los avances auguran un mayor aumento del tiempo de vida. Se acaba de anunciar que dentro de diez años se podrá controlar el Alzheimer, la bestia negra de la vejez. Será un gran logro, desde luego. Pero por fuerza tiene que haber algo más.

 Y es que los datos no cuadran, porque si uno de estos viejos siguió toda la vida fielmente la dieta mediterránea, al lado se anciano nepaliencuentra a otro que se desayunaba todos los días poco menos que cocidos maragatos. Si uno presume de vida sana, deporte y mesura en todos los terrenos, seguro encontraremos a otro vividor y pendenciero, fumador hasta los noventa y sin un catarro en el currículum. Ni siquiera murieron de pena, o de amor, o de soledad. Ahí están, como estandartes, resistiendo la vida misma, que ya es mucho. ¿Dónde está el quiz entonces? Algo tiene que haber en la manera de entender la vida, cierta clase de filosofía natural, no de la que se estudia sino de la que se lleva puesta, en el carácter, en la actitud, en la intención. Algo hay, sea lo que sea, que los reconcilia con el mundo y los mantiene en paz consigo mismos y con los demás. Si no, sería imposible resistir un siglo, porque un espíritu en desequilibrio siempre acaba por romperse. Digo yo que será la creatividad, el vaso medio lleno antes que medio vacío, la solución antes que el problema, el sí antes que el no, la sonrisa antes que la mueca, la mano antes que la espalda. Una persona oscura genera oscuridad alrededor, mientras que la alegría atrae a las sonrisas. Ya se ha demostrado un millón de veces que la mente genera enfermedad, de la misma manera que puede mantenerla alejada. Cuestión de orientación.

Las fotografías del reportaje mostraban ancianos serios unos y sonrientes otros, vivarachos o reposados, curiosos o anciano serionostálgicos, pero en cualquier caso no me pareció ver miradas turbias ni expresiones torcidas. ¿Será ésa la piedra filosofal? Con todo, son suposiciones. A lo mejor alguien conoce algún cenizo, huraño, pesimista, malencarado y cabrón centenario que sobrevive a todos los cataclismos y me joroba la teoría. Algún truco tendrá.

De momento, como no sabemos cuánta va a ser la cantidad, podemos mejor preocuparnos por la calidad de nuestros días, meses y años. Lo que nos dure a cada cual.
Y que nos quiten lo bailao.

Anuncios

Comentarios»

1. Rubén - 15 septiembre 2007

A mi me gustaría vivir muchos años para ver cómo cambia el mundo y ha donde nos lleva la humanidad. Y si puedo, ayudar a mejorar algo a mi alcance, sin aspirar a grandes cosas pero que hagan que la vida de alguien mejore.
Yo creo que lo mejor es vivir sano (sin ser exagerado…) y hacer lo que a uno le gusta para ser feliz, y si no se puede hacer lo que uno quiere, pues disfrutar lo que tenemos, ya que si vives amargado doble carga llevas (“es que no me gusta mi trabajo”, pues sonrie un poco y no amargues a los demás…).
Creo que lo de la energía positiva funciona (siempre positivo, nunca negativo…), en la medida en que proyectas energía positiva ello genera un mejor entorno y va calando en los que te rodean, pero mas bien en el día a día.
Lo de hacer deporte sin pasarse (hoy nada, mañana mucho), junto a la alimentación variadita y sin excesos pues igual viene bien, ¿no?.
Eso sí, hay gente que los padres les hicieron a prueba de enfermedades, disgustos y golpes.
Por cierto Rakel, ¿Dónde se pueden ver las demás fotos del reportaje o el reportaje?.

2. rakelsalim - 15 septiembre 2007

El reportaje lo lei entretenidamente en el pueblo en “El norte de Castilla”. Ahora mismo no lo tengo aqui en mi casa, pero si consigo recuperarlo intentaré buscarlo en la red y os pongo el enlace.

Por cierto que hay quien habla (medicos norteamericanos, claro) de mutaciones genéticas en las personas centenarias…. pero yo creo que el secreto anda por otro sitio…

3. Rubén - 15 septiembre 2007

Bueno, si lo consigues estupendo, era porque pensaba que lo tenías localizado y que alguna foto era del reportaje.
Me acordé de que el otro día murió a los 110 años la “abuela de Euskadi”, la beasaindarra Plazida Insausti.
El próximo 5 de octubre cumpliría 111 años, pero durante los últimos días había sufrido un debilitamiento progresivo que le ha conllevado la muerte.
http://www.noticiasdegipuzkoa.com/ediciones/2007/09/13/sociedad/euskadi/d13eus12.731274.php

Nació un 5 de octubre de 1896 en un caserío de Beasain, residía en un caserío Baztarretxe del barrio beasaindarra de Garin, junto con su hija Maria y sus nietos Mª Pilar y Juanito (hijas de María).
Había conocido, por lo tanto, la realidad de tres siglos diferentes. Sentada en su sillón, en un txoko de la cocina económica, solía atender con felicidad los múltiples homenajes que recibió en los últimos años.

4. reich - 16 septiembre 2007

Oye, sabias que las mujeres vascas son las que mayor esperanza de vida tienen de la UE??

5. Rubén - 17 septiembre 2007

Pos no lo sabía, aunque no te fíes, la esperanza se pierde antes que la vida!!! Así que a cuidar el cuerpo y la mente, que Dios ya se encargará de otras cosas… jur jur jur

6. rakelsalim - 18 septiembre 2007

Como curiosidad ayer lei en un periodico que en el mes de octubre mas de 12.000 japoneses superaran los 100 años, el 90% de ellos son mujeres, claro esta…. juasjuas


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: