jump to navigation

No leas este post 9 septiembre 2007

Posted by Rubén Méndez in laboral.
trackback

personal branding

Con este título adaptado al blog pretendo transcribir el artículo que ha publicado hoy en Infoempleo (suplemento de empleo de los rotativos del grupo Vocento), el famosete publicitario Risto Mejide.

No es que sea nada novedoso lo que cuenta (venderse uno mismo ante las empresas como un producto), pero es interesante la forma de contarlo.

“No leas este artículo”

Por Risto Mejide. Director Creativo de AFTERSHARE.TV y conferenciante de Thinking Heads

Así funciona la primera ley fundamental de la seducción. Yo te digo que no me leas, y ahí estás. Pero es que si voy a más, y te digo que no te interesa nada lo que te voy a contar y que lo dejes ahora mismo, seguirás atado a este texto hasta que lo acabes. Porque si me haces caso, las dudas te asaltarán (¿y si al final decía algo interesante? ¿y si en realidad sí era para mí? ¿y si no lo era, qué les dice a los demás?) y serán mucho más difíciles de soportar que el tiempo que tardas en leerme.

Somo así. No es que nos guste que nos metan caña. Más bien es que andamos faltos de seducción. Hasta la persona más feliz tiene carencias, y donde hay una ilusión, hay un deseo latente, listo para que alguien o algo lo despierte. De ahí que el latinajo “seducere”, en su acepción menos literal, corresponda al verbo “descarriar”. Nos morimos de ganas de que nos hagan descarriar.

Así, la eterna pregunta que desde siempre se le hace al marketing, “¿El marketing crea necesidades?”, se resuelve muy fácilmente. El marketing es, en esencia, seducción, despertar esa necesidad que estaba latente, que no molestaba nada hasta que alguien la señaló con suficiente habilidad. Algo así como cuando te rascas una picadura que hasta entonces no picó. Pues bien, buscar trabajo es, también en esencia, de los casos más extremos de seducción que se conoce. Aquí, los consumidores de trabajo son las empresas, y los productores somos todos los trabajadores que en algún momento nos hemos visto obligados a ofrecer nuestro tiempo a cambio de dinero. La competencia es más feroz que nunca, hay mucha gente ahí fuera, y seas como seas siempre tendrás la sensación -o incluso la seguridad- de que alguien es mejor que tú, con más contactos, más gracia, menos años, mejor presencia, mejor preparación.

Por eso, conforme el mercado laboral se hace más competitivo, cada vez tiene más sentido tratar nuestra candidatura gestionando nuestra compraventa de servicios laborales como si nosotros mismos fuésemos el producto. Estamos hablando de manejar nuestro propio nombre como una marca. Estamos hablando de “personal branding”.

El “personal branding” extrapola lo que es bueno para la gestión de marcas al ámbito profesional del individuo, tratándolo como un producto que hay que vender. A mí es un campo que siempre me ha interesado, y estoy convencido de que la tendencia del “coaching” es a los recursos humanos lo que el “personal branding” será muy pronto para el marketing. Una herramienta al servicio del individuo que quiera optimizar su nivel de empleabilidad. De los muchísimos autores sobre el tema (Mc Nally y Speak, Montoya, Peters, Beckwith y Beckwith), recomiendo mi versión, que para eso la escribo. La he llamado el ADN del “personal branding”. A saber,

“A” de Autenticidad, de ser fiel a uno mismo. La gente compra integridad, o lo que es lo mismo, tener claros unos pocos valores y ser coherente y consistente con ellos.

“D” de Diferenciación, contrastarse con el entorno, y aquí hablamos más de actitudes (que no se pueden aprender) más que de aptitudes (que se pueden comprar).

“N” de Notoriedad, sorprender y sorprenderse, cuando ya creen que saben lo que pueden esperarse de uno, vamos y sorprendemos (positivamente, se entiende).

Como en el mundo de las marcas, gustarás a muchos, y otros tantos te rechazarán. Y al igual que con las marcas, dado el suficiente tiempo y talento, eso es justamente lo que, te contraten o no, acabará llevándote al éxito, que siempre he pensado es algo muy íntimo y personal.

Como decía mi abuela, “el éxito ya lo tienes, ahora te falta el reconocimiento”. Razón tienen las abuelas, “oyes”.

Visto en Infoempleo.

Origen de la imagen utilizada.

Comentarios»

1. Andrés - 11 septiembre 2007

Sería todavía más completo si citase las fuentes de las que ha tomado esas ideas tan “originales”.

2. reich - 11 septiembre 2007

juasjuasjuas, eso mismo pense yo……

3. reich - 11 septiembre 2007

….unos cardan la lana y otros se llevan la fama…

4. Rubén Méndez - 11 septiembre 2007

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: